Cómo leer más rápido

Tanto si eres estudiantes como trabajador, a veces una de las actividades que más se realiza es leer. Y es que esta actividad puede resultar muy tediosa si hay que leer mucho texto, datos o cifras. Cabe decir que la media de la personas son capaces de leer a una velocidad de 250 palabras por minuto, por lo que serás capaz de leer 24.000 palabras al día en tu jornada laboral.

Pero ¿y si pudiésemos leer 400 palabras por minuto? Pues la media sería de 38.400 palabras al día. Una diferencia de 14.400 palabras diarias. Y es que esto traducido en tiempo y esfuerzo es un ahorro del casi 38% del tiempo que empleas en leer en la oficina, ya que eres capaz de leer más rápido.

A continuación te enseñamos una serie de recursos y consejos que pueden ayudarte a tener más agilidad a la hora de leer y que podrán facilitar tus acciones diarias en el trabajo.

Métodos de lectura rápida

Uno de los factores que menos juegan a nuestro favor es el tiempo y lo que conlleva su gestión y organización. Con la lectura rápida se pretende que tengas una comprensión general del texto y no te quedes atascado en palabras sueltas. Te mostramos una serie de técnicas que podrás pone en práctica:

  • Captar palabras clave: a veces leer todas las palabras es una pérdida de tiempo, pueden considerar varios expertos, por lo que quedarse con 3 o 4 palabras es suficientes para entender un párrafo breve.
  • No repetir lo que lees: Este acto consiste en repetir mentalmente lo que lees. Aunque se trata de un reflejo, es algo que te impide leer más rápido y entenderlo todo.
  • Ten una guía: Intenta usar un lápiz, un subrayador o cualquier objeto para señalar las palabras mientras que lees. Esto te ayuda a fijar la vista y aumentar tu precisión ocular.
  • Evita releer: Esta conducta al consumir información puede ser producto de 2 cosas: porque no te importa demasiado lo que estás leyendo o porque no tienes toda tu atención en el texto.
  • Ajusta tu ritmo: Al aprender a leer rápido, necesitas instrumentos para cronometrar o marcar el ritmo cada vez que lees la vista. Lo importante es aumentar la velocidad poco a poco sin perder la compresión lectora.
  • Comienza a visualizar: Debes concentrar toda la capacidad de leer rápido enfocándote más en el significado de las frases o grupos de palabras.

A continuación te mostramos una serie de recursos que te pueden ser de ayuda, al igual que métodos que podrán aligerar tu temporada de exámenes.

➡️ Herramientas y metodologías para estudiar

➡️ Métodos de estudio

Con esta serie de recursos y técnicas esperamos que puedas agilizar tu lectura para tu trabajo o estudios.

Puntúa el artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.