Este robot enseña a los niños a escribir o dibujar

Este robot enseña gracias a su cámara incorporada y a su brazo mecánico a escribir o dibujar a cualquier niño, con una forma amigable y minimalista, puede ser el gran descubrimiento que todo pequeño artista necesite para iniciarse y algo más allá de un simple juguete educativo, los juguetes educativos como Quincy, el robot que ayuda a pintar, son más que simples juguetes; son herramientas de aprendizaje que combinan la diversión con el desarrollo educativo.

Al integrar la tecnología en las actividades de aprendizaje de manera creativa y atractiva, estos juguetes preparan a los niños no solo para el éxito académico sino también para una vida llena de aprendizaje continuo y adaptabilidad.

¿Cómo es Quincy el robot?

Quincy puede ser muy divertido y lúdico para los niños, ya que con tan solo un rotulador podrá empezar a hacer su trabajo. Tan solo deberás colocar el rotulador en el hueco que hay entre sus brazos para que empiece a demostrar sus habilidades en una hoja de papel. Puede estar realizando estas tareas durante 5 o 6 horas, luego se debe poner a cargar su batería a través de un cable USB. Además de por sí Quincy viene con cuadernillos de actividades para que pueda mostrar todos sus quehaceres.

Físicamente, Quincy está formado de una cámara que simula ser su ojo, por la cual podrá reconocer las tarjetas QR y otros dibujos o letras específicas. Esta función es simple, consiste en el que niño interactuando con el robot, le muestre una carta con un objeto o símbolo. Así Quincy lo reconocerá y podrá explicárselo al niño, donde este puede ir preguntando o dibujando.

Con preguntas simples sobre “¿Cuántas manzanas hay dibujadas?” y del estilo, podrás ver como la primera parte de la infancia es primordial para ayudar a desarrollar una parte artística y de lógica que tienen todos los seres humanos. Además es de color azul con forma de mini droide, como si se tratara de un robot de Star Wars. El objetivo es crear una relación de enseñanza entre el robot y el niño.

Este vínculo con Quincy consiste en la enseñanza y el ver que el niño también pueda imitar el trabajo y actividades del robot, ya sea como dibujar, repetir series de números u operaciones, o escribir. A través de una voz simpática irá guiando a los niños en sus actividades de dibujo,escritura o pequeñas operaciones matemáticas.

Este robot interactivo, diseñado para guiar a los niños en actividades de pintura, combina la diversión con el aprendizaje, ofreciendo múltiples beneficios:

  1. Estimulación creativa: Al ayudar a los niños a pintar, Quincy fomenta la expresión artística y la creatividad. Esta estimulación creativa es crucial para el desarrollo de habilidades de pensamiento divergente y resolución de problemas.
  2. Desarrollo de habilidades motoras finas: El acto de pintar, guiado por Quincy, ayuda a los niños a mejorar su coordinación mano-ojo y a desarrollar habilidades motoras finas, esenciales en las primeras etapas de la vida.
  3. Aprendizaje interactivo y participativo: Quincy proporciona una experiencia de aprendizaje interactivo, manteniendo a los niños comprometidos y participativos, lo que es esencial para un aprendizaje efectivo y duradero.
  4. Incorporación de la tecnología en la educación: Quincy enseña a los niños a interactuar con la tecnología de manera positiva y educativa, preparándolos para un futuro cada vez más digitalizado.
  5. Fomento de la confianza y la independencia: Al completar proyectos de pintura con la ayuda de Quincy, los niños desarrollan un sentido de logro y confianza en sus habilidades.

Quincy te lo puedes encontrar por menos de 60€, siendo así no solo un juguete y vía de aprendizaje y entretenimiento par los niños, si no también un juguete que a largo plazo tendrá frutos respecto a la enseñanza de los más pequeños de la casa. Este juguete inteligente no será ningún gasto viendo todas las ventajas que proporciona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.